El tema del envejecimiento es tan importante que  hoy aparece como centro de ocupación no solo del personal de la salud, sino también de diferentes científicos,  investigadores…, con diferentes objetivos y maneras de enfocarlo. Pero ¿qué piensas tú, al respecto, mientras vives cada día? Hoy quiero compartir contigo este  tema que he comentado  muchas veces con amigos, familiares y clientes, es decir, el envejecimiento  desde el punto de vista del desarrollo personal y la vida saludable.

En primer lugar,  te  invito a  que seas consciente de  qué evoca en ti la palabra envejecimiento… ¿Lo ves cercano o alejado de ti?, ¿Piensas en ello  frecuentemente? ¿Lo piensas desde tu perspectiva personal, de tu comunidad, global? ¿Cuándo  o en qué situaciones piensas en el envejecimiento? ¿Te ves  viviendo muchos o pocos años?

¿Cómo te visualizas? En fin, ¿lo ves como una oportunidad o amenaza?


De las respuestas que des a estas preguntas dependen muchas de tus acciones actuales, que no te quepa dudas. Por ejemplo, si ves el envejecimiento  como un estado (un momento determinado de nuestra vida) y no como un proceso continuo, seguramente tomarás unas u otras decisiones con tu salud, tus objetivos… Igual si asignas unos valores peyorativos o ameliorativos, al propio proceso de envejecimiento  te enfocarás en unos u otros aspectos  de tu vida, o incluso  manifiestes  una actitud  mas pasiva o activa contigo mismo y con lo que te rodea.

¿Te has dicho alguna vez  esto  ya no es para mí? ¿Qué variables reales estabas utilizando en ese momento? ¿Qué consecuencias tuvo  en tu toma de decisiones  y tu actuación? ¿Y ahora al  recordar ese momento, qué puedes decir?


Pero vamos un poquito más profundo, que tal vez aún no hayas asociado concientemente. Si supieras  a ciencia cierta  que puedes tú mismo regular ese proceso de envejecimiento saludable, ¿Qué pensarías?  ¿Qué sentirías? ¿Qué estarías haciendo diferente de lo que estás haciendo hasta ahora en distintos ámbitos de tu vida, para lograr una vida saludable y abundante. Pues sí, amigo, tienes poder sobre ello (y te estaré comentando en otras entradas del blog). ¿Cómo verías el envejecimiento, entonces,  como oportunidad  o amenaza?  Cuanto antes te convenzas de que tienes poder sobre ello, tu vida tomará un sentido diferente, le estarás dando importancia a unas u otros componentes de tu vida, te enfocarás en unos u otros objetivos para una vida más sana.


Ah, qué bien si estás pensando en tu vida presente en lo que puedes gestionar  en tus círculos de  la influencia,  si estás enfocado y  si independientemente de la  situación en la que estés ahora, aprecias la vida como un regalo, una oportunidad. Desde ahí el horizonte es diferente y lo que decidas también.


¿Sabes lo que decía Ronsard en su “soneto a Elena”, en el siglo XVI: “ Si me escuchas, no esperes hasta mañana,  toma desde hoy las rosas que te ofrece la vida”. ¿Te atreves a compartir lo que piensas  más abajo en Comentarios? Gracias, anticipadamente. Recuerda que cuando compartes te multiplicas

Un cálido saludo y un día lleno de oportunidades para una vida  saludable y  abundante,

 Rosalia Peña  Sarmiento, desde Rednova, y por tu crecimiento y cambio saludables.

Share This

Share This

Share this post with your friends!