En aras de que tengas una vida saludable, hoy quiero hablarte del estrés, responsable directo de las enfermedades psíquicas y físicas mortales más comunes que afectan a la humanidad. De hecho se dice que en el futuro un altísimo por ciento de personas padecerá enfermedades por estrés.

Por cierto, se sabe que un alto nivel de estrés puede llevar a patologías cardiovasculares, asma, diabetes, hipertensión, ansiedad, depresión, insomnio, pérdida de memoria e, incluso, envejecimiento.

Si queremos una vida saludable, es necesario conocer  cuáles son las causas que están produciendo nuestro estrés (estresores), cuál es su intensidad. En tanto que  hay un estrés sano (eustrés), necesario como proceso de adaptación a las situaciones diarias que exigen mucha atención de nuestra parte.

No hay que alarmarse, por tanto,  si estos síntomas son puntuales, si están asociados a un proceso de adaptación, pero si persisten y se vuelven cada vez más intensos, es muy probable que te encuentres ante un caso de estrés (distrés), que debes gestionar.

También debes identificar los síntomas que  demuestran que estás pasando un proceso de estrés: cansancio, dificultades para conciliar el sueño, dolores de cabeza, espalda o cuello, alto nivel de irritabilidad, falta de apetito, diarrea, problemas cutáneos, hipertensión arterial, tristeza y desánimo constante, falta de concentración para abordar las tareas, entre otros.

Y dentro del entorno profesional, cómo se presenta. Según estudios de la Asociación Americana de Psicología el 43% de los adultos sufre estrés, asociado a una demanda elevada de trabajo que suele ir acompañada de cierta urgencia, la responsabilidad excesiva, la relación con el resto de los trabajadores, los retos o la incapacidad para tomar decisiones.

Sus consecuencias no solo son de índole física o emocional, y, en la salud particular, sino también en los colectivos mayores: la familia, la empresa, la sociedad en general. En Europa, según fuentes, padecen estrés laboral unos 40 millones,  y ello conlleva a un coste de un gasto de 20 000 millones de euros.

Cabe pensar que en un contexto de crisis, de inseguridad, crezcan las respuestas de estrés. Por eso si se desea una vida saludable, a nivel personal y social, es necesario unos contextos saludables de actuación, de entrenamientos de técnicas de relajación, gestión del estrés.

L a depresión será la segunda causa de discapacidad en el mundo, según la OMS . Y de ser así, estamos ante una gran oportunidad para repensar nuestros estilos de vida. Si en épocas muy remotas el estrés de ese hombre de las cavernas estaba asociado a la hambruna y más a la necesidad de supervivencia; nuestro estrés, está asociado a otros estresores, con un abanico amplio: desde un exceso de demandas, y la imposibilidad de dar  respuesta  a un estilo de vida en exceso; y por otro, en algunos casos, vuelve al sentido de supervivencia inicial.

¿Cuál es la respuesta  de las empresas al respecto? Poco a poco, las empresas se van haciendo eco de que su sostenibilidad económica, necesita de  personas sanas.  Y a la vez es una responsabilidad individual  estar atento y ser cuidadoso de la propia vida.

¿Acaso la empresa y las personas conocen cuáles son los principales estresores de cada puesto? Si deseas tener una vida saludable, si quieres una empresa que se sostenga, identifica cuales son esos estresores, desde la luz  el ruido, hasta otros, que van más allá, a habilidades para gestionar el tiempo, para ser flexibles, para conectar con  las prioridades…

¿Acaso tu vida no lo vale? Vivimos la época  más abundante que ha vivido el hombre, con la mayor información, donde las personas están más conectadas, y tienden más a la colaboración. Tenemos el mayor acceso a la salud, de modo general.

Entonces, qué crees que puedes hacer ahora mismo para facilitar una vida saludable, sin estrés (distrés). Cuenta cuál es tu experiencia profesional al respecto, lo que te ha funcionado para gestionar el estrés en el trabajo, o eso que quisieras que cambiara en tu entorno laboral para facilitar la vida saludable de las  personas y la empresa.

Te estaré hablando sobre el  tema del clima laboral y entornos saludables en próximas entradas.

Un saludo,

Rosalia Peña Sarmiento,

Por tu crecimiento y cambio saludables

Share This

Share This

Share this post with your friends!