quien soyCuando de relaciones se trata a menudo se buscan  estrategias, técnicas, fórmulas “mágicas”. Si revisas la literatura encontrarás  no pocos libros que abordan la temática de las relaciones.  Asimismo, cuando  abordo el tema en el ámbito profesional, muchos me piden “la receta”. Hoy comparto una pregunta básica que me ha ayudado  a mí misma y también a alumnos y conocidos  que van asumiendo  su propia vida  como actitud.

 Pero antes déjame  que te cuente qué hay en la base de las relaciones.

Que estamos programados  para conectar con los demás, ha sido uno de los mayores descubrimientos de la neurociencia. Todo ello se recoge en lo que se estudia hoy como “cerebro social, y que consiste según Goleman, “en el conjunto de los mecanismos neuronales que orquestan nuestras interacciones… la suma de los pensamientos y sentimientos que tenemos  acerca de las personas  con las que nos relacionamos”.

 Ya no  sería una cuestión de altruismo o deseo  de ayudar y  hacer el bien, sino también un objetivo para el autocuidado y la vida saludable. Según el propio autor la “neuroplasticidad” del cerebro explica  asimismo el papel que desempeñan las relaciones  en la remodelación de nuestro cerebro, lo que significa que las experiencias repetidas van esculpiendo su forma, su tamaño y el número de  de neuronas y conexiones sinápticas.

De modo que la manera en que nos relacionamos- y  ala luz de la neurociencia-  cobra hoy una importancia insospechada. Y aunque puede parecer que estamos a merced de los otros, en realidad, lo que ello nos permite observar es que en cualquier caso tenemos el poder de transitar uno u otro camino, de elegir qué relaciones cultivar.

 Y en ello tiene mucha importancia la mirada que  damos  a nosotros mismos. Y he aquí, una de las preguntas básicas: ¿quién soy?

 Tu respuesta   te  ubicará en un espacio/ tiempo, en unas u otras interacciones. Y tal vez no te sea fácil responder hoy a esa pregunta. No  es para que des una respuesta definitiva,  sino para  que la elabores y construyas. Tal vez estés pensando en una imagen, en una acción,  en un proceso, en tu propósito de vida, en la suma de varios elementos…  Tienes una oportunidad entonces, de autodescubrimiento de tu eje más vital, y  una posibilidad de ajuste de tus procesos.

 Sé consciente ahora, de cómo  estás expresando  ese eje  en tus relaciones  profesionales. Tal y como nos vemos/ apreciamos-  consciente o inconscientemente, así establecemos unas u otras relaciones  con los demás.

 Sé consciente de  aquello en lo que te estás enfocando en las relaciones  profesionales   y echa un vistazo a qué pasa dentro de ti.

 Al final, tienes en ti  una posibilidad y responsabilidad extraordinarias. Y cuando esto llega a comprenderse y asumirse, una nueva y gran perspectiva se abre.

 ¿Te atreves a dar un primer paso hoy? ¿Cuál sería? Comparte tu apreciación, por favor, más abajo,  en Comentarios.  Tú  puedes  estimular a otros a encontrarse,  a la vez que sentirte que estás  acompañado  en el camino.

 ¡Hasta pronto!

 Rosalia Peña Sarmiento.

Share This

Share This

Share this post with your friends!