Relaciones en el trabajo: la clave en la que quizás no hayas pensado

 

Hola,

Hoy te voy a hablar  de las relaciones en el trabajo, un tema sobre el cual me preguntan directa o indirectamente en mis cursos .  A menudo, indago entre  mis alumnos  y conocidos cuál son  según  su criterio  las claves de unas excelentes relaciones  laborales. Las respuestas son variadas  como la amplitud del tema, pero hoy  quiero compartirte  un aspecto importante  que subyace no solo en las  relaciones  en el trabajo, sino también en las relaciones humanas en general, y en el cual quizás no hayas pensado aún, incluso puede que no  compartas  en este momento.

Estimulada por este ” Día del amor y la amistad”, que  cada uno lo entiende y celebra  a su manera  escribo estas líneas  con el ánimo de que puedan resultar útiles en tu vida  privada y en la empresa. Se trata de la  “Capacidad de amar“, sí porque   es posible desarrollarla cono otras capacidades. Y tal vez te estés preguntando, ¿ Y qué tiene que ver esto con las relaciones en el trabajo? Quizás te estés respondiendo, mucho, poco o nada. Y  en cualquier caso, te entiendo.

Por un lado, cuando  tenemos  relaciones amorosas estupendas, equilibradas, de confianza y respeto,  se abren nuestros procesos creativos porque  fluye nuestro ser de  una manera vital y enérgica y ello tiene un impacto en nuestra creatividad profesional. Por otro lado,  también te entiendo, si  piensas que nada   tiene que ver la capacidad de amar con las relaciones laborales, en tanto que, por mucho tiempo  amor, capacidad de amar se ha visto restringido a ámbitos  como el filial o de pareja. De modo, que cuando a alguien se le pregunta por el amor, incluso por la capacidad de amar, lo primero que puede aflorar en su mente es efectivamente, personas o imágines de este ámbito más privado.

Y es  que  la mayor parte de la literatura científica o de ficción al respecto,  se ha centrado más en este contexto más íntimo. Sin embargo, ¿ Crees que  algún proyecto profesional ( personal, colectivo, organizacional) podría tener éxito sin partir de  alguna expresión del amor? ¿Cómo entonces, justificar la  cantidad de horas que le dedicamos al trabajo, a la investigación, a la atención de los clientes, a buscar respuestas y soluciones,  a  crear nuevos proyectos…Bueno, visto así- me decía el otro día un ejecutivo.

¿ Y qué pasa, entonces,  con nuestras relaciones en el trabajo? ¿ Acaso también no pueden estar fundamentadas y expresadas por nuestra capacidad  de amar? ¿ Qué variable real lo está impidiendo?

Tal  como afirma Erich Fromm en ” El arte  de amar“- cuya lectura recomiendo, la mayoría de la gente supone que el amor está constituido por el objeto, no por la facultad. Y explica que el amor no es esencialmente una relación con una persona específica; es una actitud, una orientación del carácter que determina el tipo de relación de una persona con el mundo como totalidad, no con un «objeto» amoroso.

Y me gusta  ese prisma de  verlo como actitud y facultad (capacidad) y también como necesidad de relación. Cuando leemos  los libros de Boris Cyrulnik  o los tratados de neurociencia, nos damos cuenta de la  importancia del amor para nuestro  desarrollo integral. Por ejemplo, Cyrulnik comenta  acerca de niños  con atrofia cerebral  como resultado de  ser abandonados y carecer de  afecto, sobre todo  en los primeros años de vida, cuya plasticidad cerebral es mayor. Y lo más reconfortante  es que cambiando el entorno de relación  por uno más facilitador  puede invertirse el resultado. La propia vida de Boris es un ejemplo de autosuperación en ese sentido.

Esto  hace pensar en la importancia del contexto cultural y el entorno para nuestro desarrollo más integral y el establecimiento de unas relaciones más eficaces. Y las relaciones laborales no escapan  de  este influjo. En su  artículo: ” El amor en la empresa”,  Antonio Argandoña, no solo presenta en qué estructuras  organizacionales  tienen  mayor cabida  el desarrollo de esta capacidad de amar, sino  también y yendo  a un plano más racional  afirma : el ejercicio del amor  no es solo cuestión  de benevolencia, de emociones y sentimientos, sino que incorpora  contenidos  y motivos racionales… considerando  el beneficio  mutuo para la relación futura, porque lo necesita la otra persona y la empresa. Y ello facilita la toma de decisiones, sirve para evaluar las acciones, lo que hay que hacer, por encima de preferencias o apetencias.

Y claro está esta capacidad de amar es  parte del  proceso de  desarrollo y crecimiento personal, que  visto desde donde lo estamos enfocando hoy,  tiene un impacto nos  solo en las relaciones de trabajo, sino también en el bienestar físico emocional  de las personas, en los resultados de los colectivos y las organizaciones.

Como afirmaba  E. Fromm, La capacidad de amar exige un estado de intensidad, de estar despierto, de acrecentada vitalidad, que sólo puede ser el resultado de una orientación productiva y activa en muchas otras esferas de la vida.

Por dónde empezar. Depende de cuál es tu situación particular actual. Mario Alonso Puig en una de sus entrevistas nos comenta estos puntos que pueden  servirte de guia.

1. El ser humano necesita soñar.

2. Potenciar muchísimo la comunicación, no sólo como trasvase de información sino como una forma de compartir sueños.

3. Es fundamental el humor.

4. Es  importante el ejercicio físico que, como se ha demostrado, mejora la neurogénesis.

5. Estar mucho más en contacto con la naturaleza y no ser un rey Sol, como si todo girase en alrededor de uno.

6. Ocuparse de lo cercano, hay que ver cómo se puede llegar a alguien para que su experiencia en la vida sea un poco más hermosa: ver cómo se le puede quitar un poco de sufrimiento y añadir algo de alegría. No somos conscientes del poder que tiene una sonrisa cuando una persona se siente sola y aislada.

Y en general  un estado de Presencia que permita ver  al otro como parte de un todo al que pertenecemos. Tenemos capacidad  para influir y crear circunstancias, para llevar  las relaciones laborales aun grado de excelencia  que resulte también de nuestra capacidad  de amar y nuestro desarrollo más integral. Por  no hacer más extensa esta entrada en el próximo post te estaré hablando  de por qué nos apartamos muchas veces de la matriz del amor y qué efecto tiene.

¿ Hacia donde vas a expandir tu capacidad de amar hoy?  ¿ Qué  personas o estructuras pueden beneficiarse de tu acción  de amor? ¿ ¿Acaso tus relaciones en el trabajo están ahí? Deja un comentario ahora mismo y vuelve aquí  en otra oportunidad y cuéntanos que pasó después de hacer algo diferente.Mientras tanto te dejo escuchando este tema que inspira  mis días, y estos versos.

                          Queda prohibido no buscar tu felicidad,
                         no vivir tu vida con una actitud positiva,
                        no pensar en que podemos ser mejores,
                         no sentir que sin ti, este mundo no sería igual.

Fragmento “Queda prohibido”, Pablo Neruda.

Un saludo. ¡Sé  feliz!

 

Rosalia Peña Sarmiento.

www.rednovasaludable.com

 

 

 

 

 

 

About Rosalia Peña Sarmiento

Mi nombre es Rosalia Peña Sarmiento y me dedico a facilitar contextos de aprendizajes para el crecimiento personal. Me encanta estudiar, experimentar y compartir lo que aprendo. Las personas han sido el centro de mi vida profesional, durante más de 20 años. Primero como docente e investigadora en una universidad pedagógica durante 14 años y desde entonces facilitando el desarrollo de niños, jóvenes y adultos. Hoy centrada en la labor como formadora y Coach. Continua leyendo en: " http://rednovasaludable.com/nosotros/acerca-de-nosotros/ "                             

, ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. Las relaciones en el trabajo | Rednova - 22 junio, 2013

    […] artículos anteriores te he hablado de algunos puntos  de especial  importancia para las relaciones en el  trabajo, para la motivación laboral. Hoy  te invito a  observar un matiz, que  a mi modo de ver  es […]

Deja un comentario