La constancia como premisa para el logro de objetivos

Para casi nadie  ya es secreto que es una necesidad para crecer,  tener definidos los objetivos en las distintas áreas de la vida. La claridad de objetivo optimiza nuestros recursos y permite una vida con más sentido y eficacia.  Profesionalmente, es de primer orden, identificar nuestras prioridades  y hacerlo de una manera congruente. Pero de este tema estaré hablando próximamente, pues merece dedicarle tiempo y espacio en particular.

Hoy te voy hablar de  una  actitud para el logro de objetivos: la constancia.  Y fíjate que algunas veces se  usa como sinónimo de perseverancia. Yo prefiero  hablar de constancia, que en el DRAE se define  como “firmeza y perseverancia en el ánimo en las resoluciones y los propósitos. En ocasiones, perseverancia  raya con la obstinación y pierde así la congruencia de la actitud con el para qué, la dirección o propósito.

Y aunque  seguramente este contenido te lo iba  a presentar en este blog y retomaré en próximas entradas,   por su necesidad para la optimización y disfrute de nuestra vida, lo que me ha estimulado a escribir este artículo, fue un  paseo que me di ayer, con mi  hija de 7 años y dos  niñas más a una isla cercana donde vivimos. Y me permito contarte lo que vi. Y qué bien si tú también reflexionas al respecto.

Las tres niñas tenían un  claro objetivo: hacer un castillo de arena. No fue difícil  repartir las tareas, lo hacían con total espontaneidad y sentido de equipo: laborando, cantando, riendo, disfrutando, pidiendo ayuda… Y cuando casi estaba terminado y hacían los retoques finales, empezó a subir la marea, de modo  que el agua arrastraba a cada paso un fragmento de la obra, y cada vez que esto pasaba, entusiasmadas,  buscaban más arena, se abrazaban a lo que quedaba  de castillo, se ayudaban,  con rapidez, pues la misión era salvar lo creado y mantenerse en ello. No   conté cuántas veces  lo rehicieron con alegría. Ya era la hora de irnos, y hasta el último momento, y   aún cuando se destruía tenían suficiente sentido  y fuerza para  rehacerlo en la única parte donde  todavía no llegaban las olas.

Y yo pensaba y repasaba en mi memoria  momentos de mi vida, historias de mis clientes en  qué bueno si el alma de niño entusiasmado hubiera estado presente para mantenernos con  constancia y enfoque,  para el logro de objetivos.  Aquellas tres niñas se estaban tomando  las cosas  como un juego divertido,  se centraban en el proceso de hacer diferentes acciones para mantenerse en lo que deseaban.

¿Y qué nos pasa a los adultos? ¿Qué frena nuestra  constancia y nos impide mantenernos en el camino para el logro de objetivos?  Da tu opinión, por favor. Cuenta de tu experiencia en tu  equipo de trabajo, o en otra área de tu vida.  ¡Muchas gracias!

Hasta muy pronto,

Rosalia Peña Sarmiento y por tu crecimiento y cambio saludables

About Rosalia Peña Sarmiento

Mi nombre es Rosalia Peña Sarmiento y me dedico a facilitar contextos de aprendizajes para el crecimiento personal. Me encanta estudiar, experimentar y compartir lo que aprendo. Las personas han sido el centro de mi vida profesional, durante más de 20 años. Primero como docente e investigadora en una universidad pedagógica durante 14 años y desde entonces facilitando el desarrollo de niños, jóvenes y adultos. Hoy centrada en la labor como formadora y Coach. Continua leyendo en: " http://rednovasaludable.com/nosotros/acerca-de-nosotros/ "                             

, , , ,

2 Responses to La constancia como premisa para el logro de objetivos

  1. Elisa 21 enero, 2013 at #

    Creo que lo que nos pasa a los adultos es que nos han “educado” en que si no logramos lo que queremos AHORA entonces es que no vale la pena luchar. Ese es el consumismo puro y duro: todo tiene que ser inmediato a cambio de ningún esfuerzo.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Abriéndote al cambio para desarrollarte personalmente y crear tu futuro profesional? | Rednova Motivación Laboral | Motivación Personal - 15 mayo, 2014

    […] qué darle un sacudión a mi vida? Mejor quedarme tranquilo y ver lo que pasa. Y desde ahí, qué futuro profesional estás […]

Deja un comentario